EDUCACIÓN E INFRAESTRUCTURA: LAS CLAVES PARA COMPETIR INTERNACIONALMENTE