FINLANDIA, ¿MODELO A SEGUIR?