LA CERTIFICACIÓN DE LOS FABRICANTES