NUNCA HA TENIDO MÁS SENTIDO QUE AHORA LA SENTENCIA DE SÉNECA “MI PATRIA ES EL MUNDO ENTERO”