ONBOARDING… ¿ES NECESARIO?