RAZONES POR LAS QUE ESTUDIAR ONLINE NO ES SINÓNIMO DE MENOR CALIDAD